Blanqueamiento Dental

Escrito por:

Escrito por:

Estefany Pallarez
Comunicadora social, periodista e integrante del equipo de Zimplant

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Al hablar de blanqueamiento dental, muchas personas relacionan este procedimiento con sensibilidad extrema, lo que a su vez genera temor de acudir al odontólogo para evitar la molesta sensación.

Por esta razón, Zimplant ha invitado a una especialista en prostodoncia y estética dental, la Dra. Viviana Ulloa nos explica en qué consiste un blanqueamiento dental y el porqué de los altos niveles de sensibilidad experimentados post-procedimiento.

El blanqueamiento dental es un aclaramiento que se realiza a través de una sustancia química llamada peróxido de hidrógeno, este retira los pigmentos que han sido adquiridos por los dientes debido al consumo de diversos alimentos compuestos por colorantes. Cabe resaltar, que este es un procedimiento para recuperar la luminosidad natural del diente, y no por el contrario, cambiar su color y convertirlo en un blanco inmaculado totalmente opuesto al que tuvo el paciente recién erupcionó su dentadura.

Los aditivos para las comidas como la salsa de soya, salsa de tomate, la mostaza; las bebidas como el vino, el café, las gaseosas oscuras y los dulces de colores, son generadores de mayores cambios agresivos a la tonalidad de los dientes. Adicional a ello, la mala higiene oral contribuye a una rápida pigmentación.

Si usted planea realizarse un blanqueamiento dental, es importante que conozca los 3 factores que el especialista debe valorar en su primera cita:

1. Determinar el tipo de mancha: Teniendo en cuenta que existen dientes pigmentados de manera interna debido a alteraciones que surgieron en medio de la erupción del diente, el odontólogo debe analizar qué tipo de alteración de pigmento registra el paciente y así mismo identificar si existen daños pulpares.

2. Analizar la estructura de los dientes: Saber cómo están estructuralmente los dientes es un factor sumamente importante, ya que, si el paciente cuenta con líneas de fractura en el esmalte, estas líneas contribuirán a la sensibilidad.

3. Verificar la existencia o no, de restauraciones previas: En términos odontológicos, se conocen como restauraciones a todas aquellas carillas, resinas o coronas previamente puestas al paciente con la intención de reparar fallos estructurales del diente. Frente a esto, cabe resaltar que, con el proceso de blanqueamiento, dichas restauraciones no cambiarán su color.

De acuerdo con la Dra. Viviana Ulloa, existen 2 clases de blanqueamiento: El blanqueamiento mecánico y el blanqueamiento químico. El primero hace referencia a la implementación de una técnica denominada “Microabrasión”, la cual consiste en hacer una abrasión o desgaste en la superficie del esmalte, con la intención de remover capas delgadas de pigmentación; y el blanqueamiento químico se caracteriza por la generación de una reacción denominada oxidación de la superficie, una oxidación llevada a cabo gracias al uso de 3 clases de agentes químicos: El peróxido de hidrógeno, peróxido de carbamida y perborato de sodio.

Ahora es momento de hablar de la sensibilidad, el principal temor de los pacientes. Le preguntamos a nuestra especialista invitada ¿Por qué se genera sensibilidad luego de la realización de un aclaramiento dental?

Esto ocurre debido a que el aclaramiento dental es un proceso de oxidación en el cual se rompen las proteínas y el diente queda deshidratado, pierde agua. Por lo anterior, es normal sentir un poco de sensibilidad durante las primeras 24 o 48 horas.

Cabe resaltar que, si la molestia se convierte en aguda durante varios días, no es normal. La agudeza de la sensibilidad depende de las altas o bajas concentraciones de peróxido o perborato aplicadas por el odontólogo. A mayor concentración utilizada, mayor sensibilidad y mayores riesgos de afectación en la salud de la pulpa dental del paciente. En este punto, la Dra. Ulloa resalta la importancia de la implementación de medianas concentraciones durante sesiones de máximo 8 o 12 minutos, combinadas con concentraciones de carbamida al 10%, que deberán ser aplicadas en casa de forma nocturna y siguiendo las indicaciones del odontólogo.

Así mismo, existen desensibilizantes dentales creados para ser utilizados en consultorio por el especialista durante el procedimiento, un perfecto ejemplo de ello es Gluma Desensitizer, caracterizado por ser un producto tipo barniz, que penetra en los túbulos dentinarios, logrando una profundidad de hasta 200μm eliminando la sensibilidad.

Finalmente, es importante que como paciente tenga claro que el proceso de blanqueamiento, solo debe realizarse una vez; posterior a ello, asista a retoques cada 6 meses o incluso cada 2 años, dependiendo del comportamiento de sus dientes. De la misma forma, no se convierta en comprador compulsivo de cremas dentales con componentes para mantener el blanco deseado, ya que estas contienen altas cargas sílicas, generadoras de desgaste dental producto de su exagerado y constante uso.

_______________________________________________________________________________________________________________________________________

Dra. Viviana Ulloa Beltrán

Especialista en Prostodoncia de la Universidad El Bosque. Cuenta con una práctica privada en la ciudad de Bogotá, enfocada en estética dental y a la rehabilitación oral.

Click para contactar

Instagram: @vivianaulloa.od

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Manténte Conectado

artículos relacionados